La lluvia y el cambio

¡Y la lluvia llegó! Todos los hondureños, desde los productores de hortalizas hasta los ancianos ansiábamos sentir el olor a la tierra mojada y ver los cielos grises saturados de agua y electricidad. Esa agua que trae la vida, pinta los cerros de verde y que de paso se lleva el agobiante calor tropical aunque sea por un momento. Fue un tiempo de sequía, un “Niño” malcriado y prolongado que hasta el pinar tomó una actitud fatalista. ¡Pero la lluvia llegó! Y todo está bien ya, ¿Será?…

Somos huéspedes de un planeta caprichoso que si bien nos da la oportunidad de desarrollarnos como civilización, tiene la potestad de desatar su furia contra nuestra ambición. Los trilobites, dinosauros y homínidos previos no tuvieron nuestra ambición, pero corrieron la misma suerte de extinguirse al no poder adaptarse a un mundo cambiante. Aunque el cambio siempre acarrea canjes y es necesario apreciar que en el ámbito de esa variación es que existen las condiciones planetarias que nos dan la oportunidad de vivir.

Es el momento de convencerse que la tierra no es la misma que hace 35 años, ahora hay más calor, menos bosque, el volumen de agua aprovechable se está reduciendo y las lluvias son  más espaciadas y cortas. Es momento de encontrar mecanismos de adaptación y tomarlos a pecho. Muchos proyectos de adaptación al “cambio climático” han pasado y muy pocos han tenido un impacto. Por un lado la audiencia meta procesa mal que es el cambio climático y peor aún, los proponentes del nuevo paradigma no entienden que es el cambio climático. Es momento de tomar un curso de adaptación climática 101 elemental, enseñarles a nuestros hijos a conservar el agua (¡báñese con agua helada, verá que rápido termina!), sembrar plantas, caminar un poco más, usar el transporte público, reusar, reducir y reciclar, cosas tan fáciles como utilizar una bolsa de mercado para cargar la compra de cosas del “súper”. Alguien me dijo alguna vez, cambia y el mundo cambiará contigo, pueda que esa aseveración haga eco.

Los procesos de adaptación al cambio climático se han convertido en “piñata” y una manera sencilla de producir dinero ya sea por medio de consultorías sin oficio ni beneficio, créditos de Carbono, campaña proselitista multicolor y terrorismo mediático. Asustando a las personas y engañándolas no es manera apropiada de lograr un cambio, esa forma de pensar nos hace insensible y egoísta.  Seamos mejores. Regalemos esperanza, sonriamos más, demos gracias por tener lo que tenemos, sino lo tenemos ya llegará, así como la lluvia, no la teníamos, pero llegó. La lluvia llegó y se irá de nuevo y tendremos nuevamente sequía, ya el pinar nos dio una enorme lección de adaptación, otros ejemplos aparecerán, ¡Aprendamos!, aprendamos del ejemplo que nos da la tierra, quizás la hora sea tardía, pero nunca es el fin y el fin siempre es un nuevo comienzo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: