Commitments

A love story

Y cuando pensé que ya no podía ser mas complicada la situación, el destino me trajo una nueva complicación. No es que rechazara este tipo situaciones, hubo un tiempo en que buscaba meterme en problemas, ya fuera por diversión, por el dinero o por el ocio. Pero esta vez mordí la baleada muy duro.

Era una situación extraña, llena de circunstancias inciertas que nadie podía definir, por que simplemente aun no estaban definidas, de hecho no existían. Pero de cualquier manera, aun sabiendo los riesgos, asumí la situación de definir lo que aun no existía.

Y así terminó el martes y el miércoles comenzó.

Como era usual tomé mi habitual desayuno compuesto de una variedad de pastillas que debían hacerme sentir mejor o debían hacerme percibir la realidad de otra manera o simplemente las tomaba desde hace tanto que ya no sabría que hacer si dejara de tomarlas. Revisé mis cosas una vez y después las revisé de nuevo. Pésimo hábito, aprendido de la experiencia. Convencido que mis manías estaban satisfechas comencé. Lo primero era localizar a mi objetivo, solo tenía una descripción recordada desde hace muchos años. El pasado siempre regresa una y otra vez.

Sabía que encontraría a mi objetivo con facilidad, pero eso era lo que esperaban ellos y sabía que me estarían esperando. La pregunta entonces era, les seguía el juego o les partía los güevos haciendo lo que menos esperaban. A nadie le gustaban las sorpresas, especialmente a mi.

Llegué al lugar indicado, como imaginé, también ellos estaban ahí. Es hermoso como es de predecible la gente. Las personas y sus rutinas. Con los ojos cerrados podía saber en que lugar estaban, unos a simple vista, otros escondidos y quizás algún truco nuevo. Quien confía demasiado siempre comete un error.

Y esta vez fueron ellos los que confiaron demasiado. Confiaron en que haría lo que pensaba hacer, llegar directo y en fuerza, sin preguntas, solo un compromiso: Commit. Como no tenía prisa, me dediqué a observar sus patrones mientras revisaba las redes sociales. Esas chicas tatuadas en lencería serían mi perdición. Y mientras mi mente pensaba en la lujuria, los patrones de rutina de mis adversarios se hacían cada vez mas evidentes y confiados. Abúrranse muchachos, piensen que no estoy ahí, confíen.

Me preguntaba como estaba mi objetivo, existían varias opciones en el lugar donde podría estar. Pero no quería especular al respecto, hacerme una idea concreta del sitio podría engañar mi análisis de la situación. Tendría que tocar esta canción de oído. Es el momento, hora de moverme.

Suave, como las hecho siempre. Suave sin prisa. El tiempo es mi amigo, el ambiente alrededor mi camuflaje. Soy el capitán de mi destino y navego las aguas de la incertidumbre. Respira profundo, exhala y vuelve a respirar. Tan fácil como oxidar el aire en mis pulmones. De adentro hacia afuera, así sería esto. Primero las defensas interiores, inhala… exhala. Nadie sospecha, todo bajo control.

Me muevo lentamente de mi posición, como una mangosta. Era hora de tomar una decisión de donde encontraría mi objetivo, era hora de la prestidigitación, era hora de ser el mago, hora de adivinar. Si fallaba estaría en una situación complicada por mucho tiempo. No falles, niño.

Recuerdo el inicio, cuando mi objetivo y yo trabajamos juntos en equipo. Estoy seguro que se encontraba en una situación desesperada para pedir mi ayuda y no podía negarle nada. No después de todos estos años. Tantos años perdidos, juntos o separados, juntos y separados. Donde estabas, dame una señal.

Silencio. a lo lejos canta un zinzontle, 400 sonidos significa su nombre, así como 400 lugares distintos donde podría estar mi objetivo y yo sin poder encontrarme las nalgas con las dos manos. Mierda. Parece que no podré hacer la canción a oído… Al diablo, nos vamos a capella. Tomé toda la energía que le quedaba a este vetusto cuerpo y me lancé ante la incertidumbre, cabalgando hacia el atardecer, con los ojos cerrados, si me equivocaba no importaba, mi castigo sería el fin.

Elos saben que vengo, mala suerte. Ya me han visto, que cagada. Es hora de ser Batman!. Uno, dos, tres. Dos, cuatro, uno. Seis, regresa a cuatro. Patio asegurado. Silencio. Entro por la cocina, hay alguien viendo la tv. Novelas, acaso la gente nunca se concentra?. Problema resuelto. Nadie en la sala, las gradas se ven vacías. Es una trampa. Tiene que ser, he caído en la trampa. Me convenzo que caer en la ratonera es la única manera de poner las cosas en movimiento. Evalúo mi situación y alrededores, Alea jacta est.

Subo las gradas despacio, toda va muy rápido ahora, el corazón me golpea el pecho, no te desconcentres, no ahora. Tres habitaciones un baño. Cuatro opciones, es como jugar the price is right. Escucho movimiento, es el momento.

Ok, aquí me tienen! les grité. Bailemos una última canción, el primero que pierda el paso pierde! Movimiento a mi izquierda, cha cha cha, listo. Un ligero vals mientras entro en el primer cuarto, limpio, vamos bien. Intento un sabor tropical mientras entro al tercer cuarto, el segundo y el baño estaban vacíos. Y debo admitir que no aguantaba las ganas de orinar.

Y al ritmo de Carnaval toda la vida ingresé al tercer cuarto.  Se apagó la música. mi objetivo estaba a la vista, amarrada a una silla junto a la cama. Esto es muy fácil pensé y cada nervio de mi cuerpo buscó esa electricidad residual de una emboscada. Nada, estábamos solos. No quedaba nadie. Había terminado.

Desaté a mi objetivo. Llegas temprano me dijo. Creo que tu reloj está algo adelantado le contesté. Vámonos, no he desayunado y tengo un hambre que jode. Nos vimos a los ojos y supimos que todo estaría bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: