Represión, Libertinaje, Desidia y las hembras

Allá cuando la humanidad comenzó a llamarse como tal y las relaciones “humanas” eran mas sencillas, es casi seguro que se vivía en una utopía en todo el buen sentido del materialismo histórico. Imaginen a Juan Pueblo prehistórico yendo por la vida sin nada mas que las uñas y los dientes sin tener mayor responsabilidad que ver que comería ese día y tal vez y tenía suerte y lograba que Juanita se dejara dar con el garrote y llevársela a la cueva para producir mas Juancitos. Un idilio sencillo, sin mayor complejidad.

La pregunta entonces es, cuanto habrá durado esta utopía marxista de libertad fundamental para todos. No tengo idea. Pero siempre he pensado que la propiedad privada tuvo que ver no tanto con la distribución de la riqueza original (véase cotos de caza, árboles en fruto etc.) sino que en el acceso a las hembras. El Creador en su eterna sabiduría de haberme convertido en Biólogo y en base a eso he apreciado que todos los conflictos del reino animal siempre giran alrededor de quien tiene a las hembras. Y en función de las hembras gravita el resto de la problemática, ya que el que tiene mas hembras es aquel que tiene mas cotos de caza, mas árboles en fruto, mas recursos para no alargar la cosa.

Entonces, nace la propiedad privada y el macho Alfa original se encuentra gozando de su harem. El universo está en orden. Pero, como todo en la vida sucede y puede pasar, sino pregúntenle a Murphy. Un buen día nuestro Alfa tuvo un accidente cazando o que se yo se hizo viejo y otro macho mas ambicioso, fuerte y se presume popular en secreto con las hembras (ese es otro tema de interesante discusión) vino y tomó el control del harem. Quizá mató al otro o aquel murió de sus heridas… o tal vez las hembras lo eliminaron para tener a otro macho que iba mas acorde con sus puntos de vista. Y entonces la propiedad privada comienza a manifestarse como una entidad viva, gobernando a quienes están alrededor.

Los siglos pasaron, la riqueza se acumuló, se creó el dinero, se creó la religión, se creó el gobierno y así sucesivamente la sociedad moderna. Aunque antes de ser moderna, tuvo que pasar por muchos procesos. Y la propiedad privada sigue gobernando la realidad. Aquel que tiene mas acceso a los recursos tendrá mas poder; quien tiene mas poder controla los medios y la política… y las hembras pues, se puede decir que ya vienen por diseño. Dichoso aquel que tiene una que otra y la ama y en función de eso las mantiene contentas… un replanteamiento de Arjona.

Ahora y en función de controlar los recursos, el hombre va perdiendo esa humanidad utópica de allá cuando el “Edén” en África. Se convierte en una criatura fría, calculadora y carente de sentimientos. Sus sentimientos y pensamientos giran alrededor de generar riqueza y en el proceso quien se ponga en su camino va ser atropellado, apresado, liquidado, eliminado etc. Y véase que el hombre vive por la propiedad privada, su día a día está controlado por controlar algún tipo de recurso, por lo que podríamos decir que la humanidad original dejó de existir, existe ahora una humanidad diferente, confundida, alejada de su origen y raíces.

Hacia donde vamos? Sabemos de donde venimos, pero realmente, hacia donde vamos? Acaso vamos hacia un clímax en donde la misma propiedad privada nos eliminará por completo. Pero sin humanos no habrá generación de riqueza. Es como pensar un escenario en que vamos a quemar el dinero para calentarnos del frío o usar ladrillos de oro para armar una cocinita de campo. El hombre ha perdido tanto de su raciocinio, tanto de su humanidad que seguramente no sabría que hacer en una situación complicada sin el acceso a los recursos monetarios.

Tiene entonces la humanidad regresar al origen de lo que alguna vez fue, reconcentrar su enfoque en las cosas importantes como las hembras y los amaneceres. Cosas sencillas como recolectar guayabas o mangos. De esta manera una re-conexión con el Creador será posible. El hombre ha olvidado que la propiedad privada no es mas que un sub producto de la ambición. La propiedad privada si bien es elemental, no es y no debe ser la que rija el ir y venir del hombre.

Pensar cosas sencillas. Ver la vida ir y venir. Ser considerado, responsable y audaz. No atesorar riqueza en exceso y no intentar gobernar sobre los demás. Cada sistema de creencias tiene sus preceptos de como no ser un “douchebag”, quizás si de todas estas hacemos un extracto y la humanidad recupera el norte… quizás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: