El temor del olvido

Fuíste mía. Enteramente mía.
Pero ya no mas, el tiempo me robó tu afecto.
El tiempo, mi arrogancia y mis errores.
Ahora paseo un mundo precioso, pero a la vez vacío
toda esta belleza y no te tengo para compartirla.

Fuíste mía, eres mi vida, mi cielo y mi tierra.
Aunque no estés, seré tuyo. No le pertenezco a nadie
Mi alma, cuerpo y espíritu te pertenecen.
Fracasé contigo, te fallé. Im sorry, lo siento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: