Perdidamente

Estoy perdido en la jungla de tu deseo.

Mi alimento son tus besos

y mi abrigo tu cabello.

Tus ojos el sendero que me pierde

y tu sexo el delirio en la oscuridad.

 

Deambulo las praderas de tu cadera

y en tu fuente me detengo a saciar mi sed.

Continuo mi peregrinaje por los valles de tu piel

hasta encontrar la miel de tu boca.

 

En tu boca descanso,

tu lengua es mi sosiego.

Y en tu mirada me detengo

Perdido para siempre en tu amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: