Al amor que se va…

 

Mientras escribo estas letras, me doy cuenta de lo pequeña e insignificantes que son nuestras vidas dentro del universo, cual dos gotas de agua en un mar profundo, interminable e insondable donde las gotitas de agua enamoradas nadan graciosamente hasta que una ola les envuelve en un fulgor de ruptura.

TOdo el tiempo que pasé a tu lado, cada momento, cada instante, cada suspiro, mirada y sonrisa, me la llevo enteramente y se morirá conmigo como el amor de Morazán a Centroamérica. Te amo, te seguiré amando y si tengo suerte podré olvidarte o al menos solo recordar lo bueno y dejar atrás el sinsabor del terrible adiós.

Fue una épica aventura, seducir a la seductora, tentar a la tentadora, enamorar a quien no ama, doblegar y hacer temblar las rodillas de una fortaleza de mujer… fue, lo que fue. Al final, un recuerdo, en esencia la brisa del viento sobre un momento de la eternidad.

Fuiste mi proyecto, como un tarea, como una asignación, fuiste mi misión especial. El objetivo, entrar a ese frío corazón, descubrir que le hace vibrar y hacerle vibrar en melodiosas notas de felicidad, amor y dicha, la cual se me encomendó darte a toda costa. Dicha, fe, esperanza y autoconfianza. Creo que hice un buen trabajo, o al menos uno aceptable. El tiempo dirá mi performance.

Yo sigo, me iré como siempre lo he hecho, siempre estaré cerca ya que el mundo es un lugar pequeño, seguro me verás, seguro no te veré, pero seguro en otros brazos estarás, solo espero que esos brazos te llenen mas que lo que pude y que esos brazos te den lo que no pude darte, no por decisión sino por humanidad.

Fuiste una locura, fuiste una musa, fuiste un salto de fe hacia lo desconocido del amor, fuiste una gota de agua que me ahogó irremediablemente.

Es increíble como una gota de agua, insignificante, pequeña, pequeñas moléculas unidas por enlaces iónicos pueden ahogar y matar. Muero, no en vida, pues de esa aun me toca sufrir algún tiempo mas. Pero muero igual, como la planta que no se riega, se marchita pero rehusa a secarse… Será que ese soy yo? un enamorado del amor? un marinero de aguas torrentosas de lujuria, o un simple mortal enamorado de un ideal imposible.

Fuiste, sos y serás. … y quisiera siempre que fueras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: