Recuerdo que fuí

Cuando viejo mis ojos delaten la añoranza

y mis  arrugadas manos no me sostengan.

El sol en mi frente, el viento por el través

espada en mano y una sonrisa en la cara.

 

Ante la encrucijada final, frente a la certeza del destino

apoyado de un bastón, sostenido por templanza.

Al llegar la parca por mi alma vertiginosa

Le sonreiré y diré, enhorabuena estimada.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: