Clic, cloc… una pieza más

El péndulo oscila siempre
constantemente de un lado a otro.
Llevando felicidad a un lado
y trayendo miseria al otro.

Detenerlo es imposible
su vaivén rítmico es fatal.
Por mucho que se intente atrasar
a sus costumbres siempre retorna.

El fin del péndulo es la muerte
ahí llega el sosiego del alma.
Pero en el instante que se detiene
esl el comienzo de nuevas maldiciones.

El universo oscila bajo el péndulo
como el navío en furiosas aguas.
En ocasiones hacia el caos
y a veces hacia el orden.

Una respuesta to “Clic, cloc… una pieza más”

  1. Un poema extraño, pero muy realista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: