La Inolvidable historia de Accipiter Moses. Chapter II

El polvo descansa del hostigamiento del viento cuando la lluvia le atrapa en su abrazo. Magnífico olor a comienzo y olvido, a tierra y amor…

Collin

“Moses…moses” se escuchó desde el fondo del miedo. “Moses…you cannot evade my presence Moses”.

Accipiter tendría unos 11 ó 12 años cuando su vida giró, cansado de la opresión de la sociedad y el hostigamiento de la mente, llegó algo o alguien que en su momento pudo parecer su amigo, un salva vida mental en un mar oscuro de criaturas enfermas que buscaban devorarle. “Quien sos, que pedís, no existís, no puedo verte” le dijo Accipiter Moses a la voz que le llamaba. “Yo soy el que ha sido siempre, yo soy el principio de cuando todo ha terminado, soy la consecuencia, soy…tu amigo y quiero ayudarte. Soy Collin”.

En aquel momento Accipiter Moses cerró sus ojos lo mas fuerte que pudo ante tal terror, tan nuevo, tan severo, tan real, tan apremiante…tan amistoso. El sol salió una vez más y la vida siguió su curso por algún tiempo. Accipiter terminó su escuela primaria con notas agradables a los ojos de los suyos, pero el se sentía mas desconcertado por el futuro que por sus notas de inglés. ¿Quien será aquel Collin, en que quiere ayudarme? Varios meses pasaron en relativa tranquilidad, Accipiter escuchaba su música, leía sus libros y trataba de ser un pre-adolescente funcional en una sociedad cambiante, pero sobre todo intentaba evitar a las personas por su entero desprecio hacia las leyes de convivencia.

En base a estas leyes de convivencia, un día en el colegio, el abuso fue demasiado, con risas y golpes y palabras cortantes, tajantes y avergonzantes, Accipiter no era por definición una persona violenta, no agradaba del conflicto, pero en un instante de lucidez en el que todo el universo hizo silencio y la visión se volvió un tunel….”Moses what is your major malfunction!” gritó Collin desde el final de la eternidad, “No te dejés, atacá, destruí, matá!”…fue muy claro, preciso y exacto. Accipiter tomó una engrapadora de pared y se abalanzó al azar sobre un muchacho no muy distinto a el, tal vez con los mismos temores e ilusiones y descargó su furia en forma de pequeñas piezas de metal sobre su rostro, cuello y pecho, y mientras sucedía la risa era evidente en todas partes, en el aula de clase y en las inmensidades de la eternidad.

No está de mas decir que el episodio no pasó a mas, en pleitos de esta índole no hay víctimas, no hay “sapos” y en teoría tampoco hay resentimientos. Pero Accipiter Moses estaba resentido, estaba furioso, molesto, avergonzado y jubiloso, todo al mismo tiempo. Probó la violencia como forma de castigo, el dolor como expresión de la justicia, la venganza como payback… y se sintió bien, Nunca más sería pisoteado o humillado por idiotas e ignorantes. El sería ahora el “Capitán de su destino”.

Y vale mencionar que una ocasión Accipiter me comentó de donde nació la frase el “capitán de su destino”, resulta que en aquellos días, en los Estados Unidos se hacía famoso Timothy McVeigh por haber puesto una bomba en un edificio en Oklahoma, a pesar de Accipiter no comulgaba con lo sucedido, se sintió inspirado por la serenidad de McVeigh al recibir la pena de muerte y por ende su destino final, pero aquí y en las palabras de Accipiter, la justicia falló: “Tim McVeigh podrán matarlo 100 veces y la satisfacción por un trabajo bien hecho no te la quita nadie, el triunfó aquel día, ejecutarlo es puro machismo y consuelo de tontos” me dijo Accipiter. Aquí comencé a preguntarme que tan profundo iría su involucramiento con Collin y que tanto estaría aprendiendo de sus conversaciones.

Vale mencionar también que entre el “bullying” y los episodios de violencia, Accipiter comenzó a perder la esperanza por la educación media, teniendo así sus primeras clases reprobadas y conflictos con sus padres en base a al fracaso académico. Fue en esos días que Accipiter Moses decide quitarse la vida, tal vez de una manera muy romántica, ilusa y poco práctica, pero tuvo el valor…y el suicida es la persona mas valiente que existe. Desde algunos puntos de vista.

Accipiter se fue a la cama esa noche con la mente concentrada en el sueño de que el mañana no llegaría, de que al día siguiente ya no sería, que sería libre al fin…El día siguiente llegó, también llegó el cuerpo de Accipiter Moses y su mente también, pero no toda, algunos procesos mentales se fueron y otros fueron reemplazados por ideas radicales, fulgores adolescentes de rebeldía y destrucción. Collin tomó el poder.

Fue entonces en 1994, donde comenzaron los expedientes de Accipiter Moses, una serie de circunstancias y eventos que terminaron de robarle la poca niñez e inocencia que alguna vez pudo tener.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: