El Llanto del Semidios

En lo alto de un árbol lloró un Quetzal: Cuando regresará mi hermano el Dios a poner orden en el Reino. Los Dioses se han ido contestó la serpiente mientras se deslizaba por la hojarasca. Repentinamente el viento sopló y les dijo a todos en el bosque: los Dioses están dentro de nuestro espíritu y fuerza vital, el orden y el caos somos nosotros.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: