El saludo del adiós

Nunca me he ido
siempre he estado ahí
No me atrevo a olvidarte
por el temor a no recordarte.

Y ante la encrucijada de la realidad
la carretera se convierte en un túnel
y me dices: siempre estaré ahí
aunque realmente no lo estés.

Cuando te busque te encontraré
Cuando me busques me encontrarás
Por todas nuestras reencarnaciones
nos perseguiremos en un círculo vicioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: