El llanto vespertino del Ave

Mientras el Sol enfriaba su calor dentro del agua escondida entre las montañas, el ave cantó un lamento por un amor que le roía las entrañas.

La vida se nos va enmendando errores y analizando por menores, cazando ilusiones y quemando intenciones.

Y al final en el último suspiro, allá en la más culminante lágrima de desesperanza el ave cantó. Cantó por que solo este alivio tienen los desconsolados.

Como quisiera el tiempo volver, a aquellos días renacer, el mundo era nuevo, limpio y nosotros puros. Envueltos en la inocencia de la libertad. Pero eso fue, ya no es mas. Cantó el Ave.

Ahora somos manchas, borrones en un sol que se esconde lejos de todos, avergonzando de haber iluminado nuestros días. Descansa sol, duerme, reposa. En otra vida, en otra historia…seremos puros, seremos de nuevo. DG 1/III/2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: