Un verso para un imbécil

La furia del crimen, la aceleración del pecado, la emoción de lo prohibido, me llevó hasta las cumbres de lo excelso a tocar con la punta de mis dedos el cielo azul y saborearlo en la punta de mis uñas… Solo para darme cuenta que cuando no pude realizar la mas sublime atrocidad no fuí mas que otro miserable canalla sin perdón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: