Caminar por la calle con la boca abierta

Hay cosas que definen al hondureño como criatura de la tierra, cosas como dejarlo todo para última hora, señalar con los labios y las baliadas.
Pero existe por otro lado una característica notable de toda la especie hondureña, esta cualidad por cierto no la notan todos a menos que manejen un automotor y específicamente una motocicleta.

Pero en aras de ser exacto y profundo admito que las aceras de Honduras no son exactamente planas y anchas, es mas en muchos casos son angostas, con tragantes abiertos y en el extraño caso que sean anchas, planas y sin agujeros están llenas de vendedores ambulantes…pero bueno, la gente tiene que trabajar.

Así que haciendo el paréntesis sobre el tema en cuestión me remito a los hechos de definir dos características mas del hondureño que son:

  1. Caminar por la calle y no la acera.
  2. Cruzar la calle sin mirar o distraído.

Ignoro cual de las dos es peor pero si se les puedo asegurar que es terrible cuando los genes producen hondureños con ambas características. Admito que en una ocasión un pick up casi me siembra en el pavimento por andar de boca abierta viendo pájaros.

Todas las mañanas manejo mi moto a diversos puntos de la ciudad en función de cumplir con mis objetivos matutinos y no hay día en que no deba espantar a algún distraído transeunte y/o semoviente humano caminando por la calle, a los carros no les afecta tanto ya que el transeunte se limita al espacio inmediato a la acera, pero da la casualidad que este es el espacio que la motocicleta utiliza para circular en envetos de tráfico congestionado.

Dado que soy una persona que se considera graciosa aunque la mayor parte asegura que soy mas amargo que la esencia de vainilla, me he tomado la molestia de prevenir a los transeuntes distraídos o que caminan por la acera de una manera muy peculiar sin producir mayores conatos de violencia….

Es muy sencillo, me acerco con la moto, pego un grito  de espanto acelero la moto y les pito. Esto produce una reacción insólita  en estas personas las cuales saltan por el aire, se agarran el pecho, me mandan a comer mierda PERO! no se suben a la acera. En el peor de los casos solo me quedan viendo raro con los ojos entrecerrados y siguen su camino, es por ello que son semovientes humanos.

Una señora el otro día me pegó con un paraguas en el casco, otro tipo le pegó una patada a la moto para mala suerte de el que la llanta le quitó el zapato y ese salió volando por la calle.

He observado este comportamiento en todos los grupos de edad y estatus económico (véase que no digo clase social por que eso sería admitir la luchas de clases de los ñángaras). Pero es particularmente peor entre los hombres de 25 en adelante y las mujeres de tacones.

En función del parrafo anterior, es mi hipótesis de que esto se debe a que los hombres mayores de 25 son simplemente eso, hombres y por lo tanto necios y brutos. Las mujeres de tacones por otro lado usan la calle ya que el pavimento es mas parejo que la acera….créase o no esa es la verdad.

Así que la próxima vez que camine por la ciudad recuerde hacerlo por la acera, sino pueda que le pegue un grito y le aviente los zapatos a la mierda.

Quedan advertidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: